PSICOLOGIA EDUARDO ORTEGA

Infieles Anonimos

1 comentario

Ser infiel, es prostituir la confianza de la pareja, somos infieles a nuestra pareja cuando le mentimos de manera consciente y sabemos que nuestro comportamiento no es el más respetuoso hacia los sentimientos de la otra persona.

Traicionando su confianza y escondiendo la infidelidad en el anonimato.

Es recomendable hablar con nuestra pareja sobre cuales son nuestras necesidades, y los limites que toleramos en una relación e intentar satisfacer las necesidades, sin tener que buscar terceras compañías.

El problema es que en muchas relaciones de pareja no se habla abiertamente de las carencias tanto emocionales como sexuales, para saber hasta donde puede llegar cada uno.

“Lo que nos incita a ser infieles es siempre nuestro impulso sexual”

¿Somos todos infieles por naturaleza humana?

El ser humano esta “programado contradictoriamente” para ser infiel a si mismo.

Por un motivo quiere una pareja, una estabilidad, un compromiso emocional, pero por otra finalidad tiene un apetito sexual que necesita satisfacer, cumplir todos sus deseos sexuales, que en muchas ocasiones incluyen a más de un sujeto. 

Tanto hombres como mujeres parten de la misma premisa nuestros impulsos que son muy variados. 

¿Cuales son las razones para ser infieles?

La monogamia.

Los seres humanos nunca han tenido la intención de ser monógamos. A pesar de contraer matrimonio o haber aceptado un compromiso. Nunca han querido tener sexo sólo con una sola persona exclusivamente. El matrimonio, para él o ella, es un sacrificio hecho para mantener en el tiempo una relación que consideran satisfactoria. La monogamia para estas personas no es más que un castigo, algo a evitar, más que algo a mantener.

La pareja no es suficiente.

Es muy común llegar a ser infiel cuando nuestra pareja no nos da lo suficiente. La persona encuentra que su pareja no le aporta el suficiente amor, el tiempo y la atención que considera adecuadas. Estas personas son conscientes de sus necesidades emocionales, pero si no lo hablan con su pareja o en el caso de que la otra persona no acceda a las exigencias del otro, finalmente, acaban siendo infieles.

Pensamos que el amor ha muerto.

La persona infiel percibe erróneamente que el amor ha desaparecido en la relación, porque no hay la misma intensidad sexual y romántica propia de los primeros pasos en la relación. La realidad es que, en las parejas sanas, a medida que pasa el tiempo el amor se transforma en mayor compromiso, intimidad y confianza.

Existe un vacío emocional.

El sexo y el romance se utilizan para llenar el vacío emocional, si en la relación esto no se cumple satisfactoriamente lo más normal es que, antes o después, uno de sus miembros comience a buscar otras alternativas a través de internet, redes sociales o amigos en común. 

Tener a alguien como segundo plato.

En ocasiones mirar el “Menú” no quiere decir que vayamos a probar la carta…Pero antes de enfrentar la realidad y decirle a nuestra pareja que la relación ha terminado, buscamos segundas opciones, para poder reemplazar a nuestro compañero en cuanto se haya tomado la decisión. 

Nos aburrimos.

Aunque la relación pueda ser satisfactoria, en algún momento una de las partes se aburre y quiere probar algo nuevo y especial. Encuentra un placer misterioso e intenso en una relación secreta y anónima.

Nos sentimos inseguros…

La persona infiel se siente en inferioridad de condiciones respecto a su pareja: más viejo, más feo, con menos dinero… La infidelidad sirve para reafirmar su valor en el mercado, subir la autoestima al considerarse deseable. El problema es que este tipo de infidelidades no suelen ser meditadas, y el arrepentimiento está a la vuelta de la esquina.

Ojos que no ven, corazón que no siente.

Pensamos que mientras no nos pillen toreando en otras plazas no estamos haciendo daño a nadie. El problema es que, tarde o temprano, al toro se le ven los cuernos…

Queremos Venganza.

Algunas personas engañan sólo como venganza por un comportamiento de su pareja que consideran injusto. Quizás como sospecha de una infidelidad de la otra parte, antes de comunicar nada, preferimos ser nosotros también infieles.

Muchas son las personas que no solo han tenido que pasar por el mal trago del adulterio de su pareja, sino que además han sido las últimas en enterarse de lo que estaba sucediendo.

Aunque vivamos en una época actual en la que las relaciones abiertas y el poliamor estén a la vanguardia.

Es cierto que existe una amplia mayoría de personas que siguen prefiriendo el modelo tradicional de pareja monógama.

 Porque la mayoría suelen compartir la idea de que no existe mayor traición que la infidelidad.

Psicología Eduardo Ortega 2017

Anuncios

Autor: Psicología Eduardo Ortega

"Compartir, Conocer, Aprender, Crear, Escuchar, Observar, Crecer"

Un pensamiento en “Infieles Anonimos

  1. la psicológia me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s