PSICOLOGIA EDUARDO ORTEGA

El Síndrome Burnout

2 comentarios

En nuestra sociedad, el estrés goza de buena popularidad y suele reenviarnos estampas de trabajadores confiables, responsables y comprometidos. Tener mucho trabajo implica casi siempre estar permanentemente ocupado, y eso tiene algo de sexy y misterioso.

Pero por bastante contradictorio que parezca, quien sufre del síndrome burnout (explotado, desgastado y con aburrimiento crónico en el trabajo), en silencio, no desea que se le otorguen más tareas, porque esta quemado constantemente de su trabajo, de la rutina diaria, y muy probablemente de su entorno laboral.

Muchos trabajadores se sienten explotados y agotados de sus expectativas.

Son muchos los que sienten esta tensión laboral caracterizada por una presión constante por parte de la mala gestión de la empresa y la falta de mano de obra para cubrir puestos vacantes.

La obligación del trabajador es cubrir esta carencia, abarcando todas las áreas de los puestos disponibles debido a la falta de personal en plantilla.

La insatisfacción, la desgana y el desinterés acaban minando la motivación del trabajador, que termina por bajar su rendimiento de desempeño y productividad, debido a la sobrecarga y explotación de sus competencias.

El trabajador obligado a abarcar mas trabajo del que puede finalizar con éxito, se encontrara en una situación de frustración porque gran parte de las tareas encomendadas no se terminaran a tiempo y se acumularan día tras día…

Muchos se reconocerán; sin embargo pocos lo admitirán. Y es que ventilar en público que nos están explotando y que no nos interesa lo poco que hacemos, esta mal visto.

Además nos arriesgamos a que nos despidan si se dan cuenta de que nuestro valor añadido es humo y somos prescindibles.

¿Te interesa tu trabajo?

Una de las razones por las que padecemos este síndrome, es muy probable por la sobrecarga de trabajo y porque nuestros intereses y necesidades no están bien alineados con nuestra carrera o puesto de trabajo.

Esto puede deberse a una elección profesional equivocada, motivada por presiones externas (padres o entorno social) y alimentada por promesas como la seguridad laboral, perspectivas salariales seductoras o estatus sociales envidiables.

La no alineación entre nuestros intereses y necesidades también puede deberse a que no estamos desempeñando nuestro trabajo en el lugar adecuado para nosotros.

Un jefe insufrible, un equipo boicoteado, una marca con la que no nos identificamos…

En todas estas situaciones, quizá las tareas que desempeñamos en sí tienen potencial para satisfacer nuestras necesidades, pero el lugar dónde estamos no es el idóneo.

Si hemos detectado indicios de burnout en nuestra vida. Nuestra situación puede deteriorarse, y una comodidad inicial puede convertirse en una larga angustia profesional con el tiempo.

¡Está en tus manos buscar soluciones!

Si las condiciones materiales (sueldo, responsabilidad) de un trabajo son sumamente importantes para muchos, el propósito o sentido de tu empleo es todavía mayor.

Necesitamos satisfacción y reconocimiento. Es habitual encontrarse a personas que aceptan muchos perjuicios y no se permiten pensar en otra ocupación porque hoy en día es una suerte tener empleo.

Trabajamos una parte demasiado grande de nuestra vida para entregarla a la inercia del desinterés y el aburrimiento.

Victimismo VS Responsabilidad.

El cambio empieza por responsabilizarnos.

Tenemos tendencia a situar la culpa fuera…“Mi jefe no sabe llevar el equipo. La crisis hace imposible que encuentre otro trabajo. Esta empresa no sabe motivar al personal”

Cada vez que ponemos nuestra situación insatisfactoria en manos de alguien ajeno se desencadenan dos elementos ligados entre sí:

El primero es la queja, que nos sume en un bucle negativo e improductivo.

El segundo es que limitamos nuestras posibilidades de intervención.

Si el responsable de mi situación es el otro, pensamos que poco podemos hacer. Pero si reunimos algo de valor, podremos hacer que las cosas cambien.

Actuando desde nosotros mismos se nos abrirán posibilidades de acción para conducirnos a situaciones más satisfactorias.

Nos será mucho más beneficioso actuar en función de nuestros auténticos intereses, valores y motivaciones.

Debes asumir la responsabilidad de Tú propia felicidad laboral.

Psicología Eduardo Ortega 2017

Anuncios

Autor: Psicología Eduardo Ortega

"Compartir, Conocer, Aprender, Crear, Escuchar, Observar, Crecer"

2 pensamientos en “El Síndrome Burnout

  1. Creo que en nuestras flias, tdos. tenemos este vil ejemplo, pero como està bien manifestado, èsta situaciòn que desborda al trabajador, se vè en tods. los àmbitos laborales, y hasta cierto personal jeràrquico responsable, tambièn lo padece.Esta situaciòn de frustraciòn y el no reconocimiento,se hace habitual y se termina por soportar con las consiguientes consecuencias de desborde emocional, pero poco ò nada se puede cambiar, cuando las empresas especulan con mezquinar personal en las tareas ,el trabajador tiene q. afrontar èste tipo de trato injusto, y el resto de la gente , la falta de consideraciòn , mala atenciòn al publicoy me pregunto ante èstas siruaciones q. no dan tregua para elegir otra cosa…quièn le pone el cascabel al gato..???

  2. Pingback: El Síndrome Burnout — PSICOLOGIA EDUARDO ORTEGA – Yo Reflexionando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s