PSICOLOGIA EDUARDO ORTEGA

La Revolución Sensual

Deja un comentario

La mayoría de nosotros vivimos lejos de nuestro cuerpo y desconectados de nuestros sentidos.

Casi toda nuestra atención esta en nuestros pensamientos, en nuestra interpretación del mundo.

De esta manera no vivimos de verdad; clasificando constantemente nuestra experiencia del mundo la empobrecemos, y sustituimos la realidad por el modelo.

Pensamos que el cuerpo y los sentidos solo son simples herramientas al servicio de la mente. De hecho, toda o casi toda nuestra educación y nuestra cultura están basadas en este pensamiento.

Hemos olvidado nuestra naturaleza animal.

Nuestra capacidad de relacionarnos con nosotros mismos y con los demás con la espontaneidad y presencia real.

Nadie nos enseña que es indispensable afinar nuestra capacidad de sentir, sin analizar, sin querer lograr nada, sin ejercer poder.

Detrás de nuestros sueños de control existe un territorio desconocido y lleno de ma­ravillas por descubrir que pocos conocen.

Estamos hablando de la vida sensual, de la sensualidad.

Normalmente relacionamos esta palabra con la sexualidad. Pero esta ultima es solo una pequeña parte de la vida sensual.

Es cierto que hay muchos estereo­tipos sobre el concepto, pero lo que nos in­teresa aquí es su significado originario: la parte del vivir consciente que se enfoca en los sentidos y en las emociones.

Según las estadisticas, mas de un tercio de las personas sufren problemas sexuales.

El nucleo del problema esta en nuestra cultura racionalista que se refle­ja en una educación sensual practicamente inexistente.

Se limita a nociones de anato­mia, anticoncepción y enfermedades de transmisión sexual.

Nadie habla de placer, de escucha, nadie nos enseña a usar cons­cientemente nuestros sentidos para vivir autenticas relaciones físicas y emocionales.

¿Cuantas personas han tenido la experiencia de ver hacer el amor de verdad?

La sensuali­dad es un arte y para aprender cualquier arte se necesitan dos cosas: maes­tros y obras de arte.

¿Se puede aprender a danzar sin que nadie nos enseñe ni haber visto nunca como se mueve un bailarín?.

Necesitamos modelos de intimi­dad profunda, consciente, sana. 

Utilizar el tacto de la misma forma con la cual un músico utiliza su oido no es algo que se aprende en un libro; y antes de tocar el músico tiene que aprender a escuchar de verdad.

La sexualidad es comunicación y no hay posibilidad de comunicar si no hay escucha. Escucha en el sentido de presencia activa a todas las sensaciones y no de comunicación verbal.

Creemos que estos tiempos necesitan de una verdadera revolución sensual que im­pulse el desarrollo de la capacidad de sen­tir, fisica y emocional, del ser humano y lo acompañe en el descubrimiento de una sexualidad plena.

El camino empieza en la escucha de nosotros mismos. Este puede ser el primer paso, y el mas importante, hacia nuestra propia revolución.

Psicología Eduardo Ortega 2017

Anuncios

Autor: Psicología Eduardo Ortega

"Compartir, Conocer, Aprender, Crear, Escuchar, Observar, Crecer"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s