PSICOLOGIA EDUARDO ORTEGA

Tú eres Empleo

3 comentarios

tu eres empleo (2)En el gran juego del empleo, la que juega es sobre todo la empresa. Tú no eres más que un peón, y el empleo que te reservan es un regalo que te hacen.

Lo que tienes que hacer es dar las gracias por el contrato que te han ofrecido, ser educado y obediente, no levantar la voz para no molestar, y esperar tranquilamente la paga al final de mes.

Ha sido así desde tiempos inmemoriales, y no cambiará en un abrir y cerrar de ojos. Quizá sea esta la única ley verdadera del mundo: para que haya enchufados, tiene que haber currantes, para que haya amos, tiene que haber pobres, etc.

Por eso, en cuanto se presenta la ocasión, el fuerte sigue aplastando al débil y el superior sigue dominando al inferior…

tu eres empleo (3)La empresa habla una lengua de nadie que sirve para marcar distancias.

El lenguaje de la empresa nos conquista y pretende pensar en nuestro lugar. Reduce al empleado a puro mecanismo.

Tus percepciones, tus ambiciones y tus sentimientos pueden ser traducidos en tablas y curvas, y tu trabajo no es más que un «procedimiento» que hay que racionalizar.

Las empresas exigen mucho, pero se cuidan de hacer promesas y no garantizan nada a largo plazo. Como se sabe, las promesas solo comprometen a quien las escucha.

Ademas, en un ámbito donde se supone que las oportunidades se reparten de forma equitativa, es inevitable pensar que el parado ha hecho algo para merecer su situación.

¿Nos está mintiendo la empresa cuando repite: «Las personas son nuestra principal riqueza»?

tu eres empleo (6)

Si se elimina tu puesto en la empresa, es porque no has sabido demostrar su utilidad, no has sabido hacer valer tus funciones. ¿Es culpa tuya? ¡Por supuesto que NO!

Pero te hacen sentir culpable porque trabajar es un imperativo categórico en un mundo donde, según nos han hecho creer, el trabajo es la principal esfera sobre la que se construye la identidad individual.

Para la empresa el trabajador que ha cosechado raíces en la compañía es un producto desechable porque está encorsetado por la experiencia, entorpecido por el aprendizaje, desgastado por la repetición o sobrecargado por la influencia de la cultura y el clima, se vuelve un lastre.

La religión de la empresa es la novedad.

tu eres empleo (1)La novedad de reciclar a lo antiguos empleados por sangre nueva que se inyecta en la estructura, esta transfusión se convierte naturalmente en un objeto muy codiciado por unas empresas aterrorizadas por la posibilidad de quedarse anticuadas. 

El «nuevo» es especialmente valioso porque la empresa espera de él que se calle y que no proteste, que aprenda y que se adapte al resto sin destacar.

Es un poco lo que les sucede a los niños en las familias: los padres desean que su querido retoño los respete y se les parezca, pero al mismo tiempo esperan que triunfe allí donde su madre o su padre han fracasado, dos anhelos que a menudo son absolutamente incompatibles.

¿Están heridas de muerte las empresas?

tu eres empleoYa nadie cree en ellas, y ella misma tropieza con sus contradicciones, vacila entre dos discursos incompatibles, el de la obediencia y el de la libertad.

El empleo se convierte en un grillete para esos empleados que con ayuda de su libre entendimiento, podrían optar por pensar, dudar, ver y, quien sabe, ¡incluso enfrentarse al orden!

Por eso la empresa prefiere al cobarde, al débil, al obediente, al que se inclina, sigue el juego, se adapta al molde y al final logra abrirse un hueco sin provocar demasiada agitación.

¿Acaso hemos abandonado la idea de la realización personal y el deseo, no ya de tener un trabajo, sino de tener un trabajo que nos llene?

tu eres empleoPor otro lado, has elegido este trabajo, y esa es precisamente la prueba de que es intrínsecamente «gratificante».

Ahora bien, ¿gratificante para quién?

¿Eres tú el que aporta valor al trabajo, o es él el que te aporta valor a ti?

Empleo y empleabilidad=Saber venderse y hacerse valer.

tu eres empleo (7)¡Hoy en día, a la gente se la contrata por lo que es y no por lo que sabe hacer!

Esta es la regla de oro en los procesos de selección de personal, y si hay necesidad de ser seleccionado es porque, ahora que todo el mundo se ha vuelto intercambiable, cualquier trabajador se esfuerza en desmarcarse de los demás. ¿Cómo? con la personalidad.

Las «capacidades de relación» y las «aptitudes comunicativas» son decisivas y la experiencia y los títulos son accesorios.

Para no caer en el paro, tienes que cuidar tu «empleabilidad» significa más que la aptitud de convencer a los demás de que uno puede y debe ser contratado.

Por todo ello, no tienes más remedio que convertirte en tu propio agente comercial. Tienes que saber «venderte», como si tu personalidad fuera un producto al que se pudiera asignar un valor de mercado. 

 Sin tu valor personal no existirían las empresas.

¡Porque tú eres empleo!

tu eres empleo (5)Psicología Eduardo Ortega 2016

Anuncios

Autor: Psicología Eduardo Ortega

"Compartir, Conocer, Aprender, Crear, Escuchar, Observar, Crecer"

3 pensamientos en “Tú eres Empleo

  1. Buenísimo el artículo de Tú eres Trabajo…muy bueno, gracias

  2. Me gusta mucho tu articulo. Es facil , sencillo y muy Claro junto con las imagenes. Me gusta. Gracias

  3. Reblogueó esto en Cursos -> prácticas -> trabajoy comentado:
    Por todo ello, no tienes más remedio que convertirte en tu propio agente comercial. Tienes que saber «venderte», como si tu personalidad fuera un producto al que se pudiera asignar un valor de mercado.

    Sin tu valor personal no existirían las empresas.

    ¡Porque tú eres empleo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s