PSICOLOGIA EDUARDO ORTEGA

La Muerte del Sexo

35 comentarios

la muerte del sexoEn la actualidad hombres y mujeres disfrutan de su vida de solteros, el compromiso les resulta una aversión para ambos. El sexo no parece inquietarles, es un rechazo a las normas anticuadas y roles de género. 

La tumba del sexo es para algunas personas que no entienden qué sentido puede tener el amor, que no creen que pueda llevarles a ninguna parte, cultivando en sus vidas “el síndrome del celibato”.

Educados en el temor del sexo.

la muerte del sexo (11)Hemos sido criados por padres anestesiados, reprimidos, rígidos, duros, alejados y secos.

Desde pequeños y a medida que vamos creciendo, todo lo relacionado con el cuerpo y las sensaciones corporales placenteras también se nos intenta negar.

Las primeras palabras que escuchamos siendo bebés, acompañada de los gestos oportunos para que nos quede bien claro, es que tenemos que portarnos como niñas y niños buenos.

Traducido=no tendríamos que exigir contacto, no piel, no pechos, no genitales, no abrazos.

De este modo, nuestra primera infancia ha sido atravesada por la durísima realidad de permanecer en un desierto corporal, anulando las sensaciones.

Durante la infancia vivimos la represión de todas nuestras pulsiones básicas, como no tocarnos los genitales, hasta las más invisibles, como hacernos comer cuando no tenemos hambre o estar quietos cuando deseamos movernos.

Es verdad que la represión se cierne más en las mujeres que sobre los varones, pero hace estragos en ambos sexos.

¿Se puede vivir sin sexo, sin relaciones, sin calor corporal, sin compromiso, sin amor? 

la muerte del sexo (13)Hay personas que dicen no estar interesados en ningún tipo de relación, solos y célibes se sienten mejor, a estas personas no les emociona mucho el sexo, porque existen diversiones más económicas y seguras.

Sustituyen el amor y el sexo por otro tipo de actividades y pasatiempos.

Se les puede considerar como personas pasivas;

• Nada agresivas, extremadamente sensibles, muy caseros y tranquilos.

• Poco interesados en conseguir crecer profesionalmente y ganar dinero, prefieren el ahorro.

• No les interesa el sexo “real”, viven con sus padres, prefieren compartir aficiones.

Pero a contrapartida también existen las personas activas;

• Buscan encontrar pareja a toda costa, ya sea sólo para mantener relaciones sexuales o para conseguir una pareja más estable.

• Hay una necesidad mucho más visible a la hora de encontrar el amor y relacionarse con el sexo opuesto.

• Estabilidad emocional, independencia y compartir experiencias.

¿Se puede volver a conectar con nuestro cuerpo y el sexo? 

la muerte del sexo (14)No tocarse , no vibrar, no sentir, el sentido profundo de la represión sexual esta ligado aquellas personas que han renunciado al dominio de su propio cuerpo.

Si dictaminamos que el cuerpo es malo, sucio u obsceno, deducimos que todo “el sexo” tendría que desaparecer.

Toda la gama de percepciones sensoriales vibran dentro del cuerpo; por lo tanto, si logramos que desaparezca, desaparecen todas las pulsiones que lo incluyen.

La manera más directa para que el sexo desaparezca es enterrándolo, negando todo placer, toda vibración, toda conexión.

Algunas personas prefieren mantener su vida de solteros, porque se imaginan lo peor del compromiso, cuando inician una vida sexual genital con una pareja.

la muerte del sexo (12)El problema social, multiplicarse por principio biológico ya no es una regla que pueda regir la vida.

El cambio esta en saber orientar a las personas sobre el sentido de identidad e intimidad que requiere el cuerpo humano.

Practicamos el sexo como conversamos, como dormimos, como nos divertimos, como estudiamos o nos relacionamos amistosamente.

Una persona rígida, dura, temerosa, desconfiada, agresiva o manipuladora va a expresarse sexualmente del mismo modo.

Algunas personas piensan estar “liberados sexualmente” porque han tenido múltiples experiencias o han cambiado de pareja varias veces.

Sin embargo, eso no les garantiza una conexión con las vibraciones corporales. Una cosa es tener relaciones sexuales y otra muy diferente, ser capaces de tener intimidad sexual con alguien…

Para tolerar intimidad, se requiere haberla vivido desde una experiencia gozosa.

¡El sexo es salud, el sexo es vida!

la muerte del sexoPsicología Eduardo Ortega 2014

Anuncios

Autor: Psicología Eduardo Ortega

"Compartir, Conocer, Aprender, Crear, Escuchar, Observar, Crecer"

35 pensamientos en “La Muerte del Sexo

  1. Buenos dias Eduardo. La verdad es que me ha encantado la optica des de la que has tratado el tema del sexo. Estoy completamente de acuerdo en la sutil, pero importantisima, perdida de las sensaciones coportales, el placer de las sensaciones corporales y, por lo tanto, la actual vanalidad que se lo otorga al acto en si.
    Creo que el sexo es un medio de comunicacion, una forma de aproximarse al otro de una manera casi inuitiva y que, a pesar de que, quizas, no existan o no sea necesario que existan sentimiento directos amorosos entre las personas q lo practican, sí es inevitable que se experimenten emociones y sansaciones que acompañen y añadan sentido al acto.

    Gracias por escrivis acerca del tema y de la manera en que lo has hecho.

    • Hola Marina te agradezco el comentario y la valoración del articulo, todos nos comunicamos sexualmente a través de conductas y actitudes, pero reprimimos el deseo de experimentar con nuestro sexo, por miedo a explorar las sensaciones del cuerpo, enterrando en nuestra piel el placer de vivir.

      Considero que es necesario educarnos sexualmente para acabar con los limites y creencias “tabu” impuestas en la sociedad, de esta forma seremos más libres de disfrutar de nuestra sexualidad y del cumulo de emociones que conlleva estar conectados a nuestro cuerpo.

      Gracias por leerme y espero volver a recibir tus comentarios en un futuro, un saludo.

    • buenas tardes, Eduardo. Me he topado casualmente con este artículo, y mi primera reflexión después de los comentarios leídos es que estamos hablando del deseo sexual que es un deseo primitivo, y que salvando algunos casos de disfunción o apatía sexual, todo ser humano tiene ese deseo, y muy problemamente situado en los primeros puestos del ranking. Una vez establecida esta premisa, lo que haces referencia pasa por “salir de la zona de confort”, es decir, se trata de una actitud de comodidad, y motivada por el miedo. El miedo al rechazo, el miedo a no sufrir, el miedo a no llegar, el miedo a ser menos, el miedo a no ser reconocido, el miedo a la comparación, el miedo a perder mi status, el miedo a perder mi comodidad, etc.. sí el sexo fuera tan sencillo como ir a comprar el pan… no estaríamos hablando de esto… no nos engañemos con teorías sobre la tecnología (no entiendo como puede ser un sustitutivo del sexo, y sí otra opción, provocada por ese miedo a no encarar tu deseo). En cualquier caso, es una opinión. Gracias por abrir este debate.

  2. Me ha gustado mucho Eduardo como has enfocado el tema en el artículo acompañado con las imágenes. Enhorabuena!

  3. Hola Eduardo, te escribo a partir de la inserción de este artículo como post en LInkedin.
    Efectivamente, es exacto y correctamente expuesto todo lo que manifiestas; aunque yo distinguiría más entre sexo y amor. En un porcentaje muy alto, el segundo no puede existir sin el primero, pero no es siempre así.
    Si hubiese leído tu artículo hace tres años hubiese dicho que estaba de acuerdo con todo en un 100%, pero, por mi propia experiencia personal, y eso no tiene por qué ser nada científico, hay un aspecto que no expones (por favor, es mi conclusión personal):
    La mujer actual, especialmente la más joven, a la que, de una forma u otra, se le ha prometido la libertad sexual y, por tanto, disfrutar de su sexo, no lo está haciendo o, por lo menos, no lo está haciendo como esperaba. Se da cuenta que mucho de lo que se dic son simples palabras. Sencillamente el hombre no le está respondiendo. Yo lo achaco a una situación de tensión permanente en el varón (trabajo, competitividad, stress, etc. ) superior a la de otras épocas (esto la mujer también lo padece), pero que se manifiesta en lo que yo creo que son dos miedos: miedo a que si se aproxima sexualmente a una mujer pueda estar “fuera socialmente” por adoptar una postura “acosadora”; y el miedo a “no cumplir”, lo que le hace no comportarse con tota normalidad en la relación física, incluso no dejándose llevar por su instinto, sino por una necesidad de satisfacer a la pareja, lo que le hace olvidarse de su propio placer, con lo que la pareja también queda insatisfecha.
    Te cuento cual es mi experiencia, por si te sirve de algo en tus estudios o investigaciones.
    Empiezo por mi descripción física: este año 62 de edad, estatura 1,63, canoso y perdiendo pelo, y con algo más que con “ligero” sobrepeso. Como verás, objetivamente todo lo contrario de la imagen de Casanova, Valentino o Don Juan.
    Resumo, hace tres años, en la fiesta de la empresa, ella (entonces 29) da el primer paso, al principio lo rechacé por el típico temor de “en la empresa no”, y la idea de “ésta lo que busca es “trepar””, pero después iniciamos una relación, que duró, más o menos, un año y medio, y que creo que se trasformó en amor. Ahora la relación no existe. Ella fue despedida (los típicos ajustes), ahora está en el extranjero, ni se me pone al teléfono, y fue ella la que dijo que “esto no conduce a ninguna parte”, aunque poco antes, y sin ningún síntoma de separación, yo le había dicho que iba a proponer a mi mujer la separación para “formalizar lo nuestro”.
    Cuando nos separamos, me planteé: ¿Por qué yo?. La verdad es que soy bastante analítico. Aparte del surgimiento del amor, recuerdo muchos de sus comentarios (durante la relación llegó a “entregarme algo” que no le había pedido y que ella no había hecho antes) sobre que conmigo era distinto; que, evidentemente, no era un chico de 18, pero que “cumplía” mejor que muchos de 30, pues “me daba”.
    Desde la separación comencé a notar que, aunque, teóricamente, nadie sabía nada, eso no era así. Me imagino que la gente había visto miles de pequeñas cosas: lenguaje corporal, miradas, qué se yo. Junto con darme cuenta de eso, también me di cuenta que, sin que se produjesen “ofrecimientos explícitos”, algo instintivamente me decía que muchas mujeres a mi alrededor estaban “como predispuestas”. Endorfinas, feromonas, simple actitud psíquica, no lo sé.
    Me dije “haz la prueba”, la hice. Este no es lugar para “tirarse pegotes”, pero con mi aspecto físico, me atreví.
    El resultado ha sido increíble, en año y medio, he mantenido relaciones con unas 20 mujeres distintas. Esto no me había pasado en ninguna etapa anterior de mi vida. Ha sido simple sexo, ni yo ni ninguna de ellas hemos querido “complicaciones”. Ninguna quería una relación prolongada, todas buscaban simplemente una satisfacción física. Ha habido “repeticiones”, pero para la simple satisfacción física. Todas han sido de un entorno próximo, pero no el laboral. La “cosa” ha ido, en cuanto a edad, desde los 19 (si, ¡el primer sorprendido soy yo!) a los 42, con una media en la primera mitad de los 30. Sobre su formación, todas con formación superior, la más joven estudiando una doble titulación. Sobre su “posición” social, media o media-alta, igual que la mía. Aproximadamente la mitad casadas o con pareja estable.
    En algunos casos incluso la iniciativa ha sido suya (especialmente en el caso de “los 19”) y la última propuesta (no aceptada, aunque ésta si ha sido ofrecimiento explícito) ha sido, de nuevo en mi trabajo, y con unas características muy parecidas al primer caso: otra fiesta de la empresa, se me acerca una compañera de unos 33, y me pide bailar; le contesto que lo siento, pero que bailar es una cosa que no hago, y su reacción es (literal) decirme: “entonces, ¿a ti como hay que entrarte?
    Si tu lo entiendes, explícamelo, pues para mi, algunas veces, es incomprensible.

  4. El celibato, al menos como se habia concebido, se refiere a otra cosa, no a como caracteriza el síndrome del celibato. No han que olvidar que, dentro de las orientaciones sexuales, existe la persona asexual. Aparte de eso, estoy de acuerdo con la crítica en el sentido más freudiano del sexo, negarlo nos hace neuróticos.

  5. Un tema que no es nuevo sin embargo parece ir incorporando nuevas aristas. Pienso que el acento fundamental esta puesto entre quienes sienten aversion al compromiso afectivo, incluya èste o no al sexo. Tambien estan quienes ven bien el involucrarse sentiementalmente y formar una familia pero para sus allegados y amistades, no para ellos mismos, creyendo de esa manera cumplir aunque fuese a medias con su mandato…

  6. Hola Eduardo Ortega.
    He leído atentamente lo que has escrito y a pesar que en alguna cosas coincidimos, me gustaría dejar claro algunos puntos específicamente para entendernos y que queden claros para los demás.
    Tu dices al principio “disfrutan de la vida de solteros” … creo que nada tiene que ver el disfrute de la soltería con la abstinencia sexual, ni con crearse algún tipo de compromiso por mantener relaciones sexuales honestas y sinceras desde el vamos…, por otro lado el “sentido del amor”… creo que nada tiene que ver con una relación sexual saludable…
    Luego generalizas la educación represiva de las figuras parentales en etapas tempranas de nuestra niñez y creo que tampoco es así en todas las culturas ni en en todas las familias.
    Así ocurre en aquellos casos de figuras parentales con escasa cultura o educación que está revestida de prejuicios, tabúes irracionales y arcaica hipocresía. También se da en familias con fanáticas creencias religiosas, también irracionales, así como en aquellas cuyas figuras referentes o por lo menos una de ellas ha sufrido experiencias sexuales vividas como frustraciones, de manera patológica o perversa que hacen a la negación de la sexualidad o las prácticas sexuales ocultas, hipócritas ” Haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago” y si lo haces que nadie se entere. No todos lo individuos viven una infancia de represión. Tengamos claro que la sexualidad es parte intrínseca de la persona; es comunicación, placer y perpetuación de la especie. Por otro lado el ejercicio de la sexualidad no es ni inseguro, ni costoso, dependiendo de la educación de los involucrados y sus valores morales y humanos.
    Debo decir también que salvo que el objeto sexual sea desviado, desplazado y depositado en cosa o animal no humano, la relación normo-sexual es irreemplazable e insustituible.
    Toda represión y no sólo la sexual es el núcleo de toda neurosis con sus obvias consecuencias psíquicas y somáticas.
    La vida sexual genital nada tiene que ver con compromisos a posteriori si desde el principio se plantea con sinceridad, honestidad y vuelvo a repetir poniendo en el “tapete” los más sagrados valores humanos. El compromiso se crea en relaciones engañosas, iniciadas con promesas irrealizables, mentiras e intención de uso de la otra persona en el juego sexual, lo que luego lleva a malos entendidos y a compromisos difíciles de resolver y complican la vida innecesariamente…” la gente hablando se entiende”…
    Estoy en un todo de acuerdo con lo subrayado por tí, el sexo salud, es vida y es goce, para ello es necesario sinceridad con uno mismo y con el parte naire es en eso donde podemos disfrutar de una verdadera intimidad sexual.
    Muchas gracias Eduardo por tu propuesta.
    Mi saludo cordial desde Uruguay.
    Dr. Miguel Angel Falero Mercadal.

    • Hola Dr Miguel le agradezco su aportación, lo interesante de un articulo es que genere controversia, y su comentario le añade un valor amplio a la información ampliando el contenido, considero y valoro su opinión como muy relevante, muchas gracias, saludos.

  7. Qué interesante debate este sobre la sexualidad!! Y es una realidad en los últimos tiempos que el sexo parece, en muchas personas jóvenes sobre todo, sustituirse por otros “placeres”. Algunos legitiman, y eso no lo discuto, la abstinencia sexual como un derecho, en ausencia de patología, pero quien discuta que el sexo es vida, se equivoca, pues lo es. Gracias por la aportación, y por cierto, las imágenes que acompañan la entrada son desternillantes!!!

    • Gracias a ti Bruno por leer mis artículos, como siempre utilizo imágenes en sintonía con el tema que deseo abordar, no lo puedo remediar soy un “terrorista emocional”, y considerando todo el abanico de distracciones de los que en la actualidad disponemos, no me resulta extraño que las personas sustituyamos el placer del sexo, por otras alternativas…
      como dijo Sigmund Freud; “Y pensar que lo que menos hice en mi vida fue tener sexo”.
      Espero que el articulo sirva de debate para concienciar aquellas personas que piensan que el amor crea tensiones…pero el sexo las relaja. el acto sexual es un saludo que intercambian dos almas y me atrevería a decir que “El sexo no se explica, se practica”.
      Saludos!

  8. Un placer Eduardo, como siempre leerte. Un punto de vista original y para mí que una de las clases/seminarios, que imparto, es la “adicción al sexo”, realmente enriquecedor.

    “…nesitamos más sexo, no menos ” Leonore Tiefer ( 1996 )

    Un saludo

    Enrique

  9. ¿Se puede vivir sin sexo, sin relaciones, sin calor corporal, sin compromiso, sin amor? pregunta el articulo. Por poderse se puede, pero malamente. El sexo como dices Eduardo al final del articulo es vida, es salud. Me da igual que sea sexo entre dos, entre tres o para uno. Si tenemos una vida sexual satisfactoria seremos mas felices y eso se demuestra en la buena cara que tenemos después de una sesión de sexualidad, las endorfinas circulan por nuestro cuerpo y eso se refleja en nosotros.

    • Hola Helena, te agradezco el comentario y la valoración del articulo, saludos!

      • Gracias Eduardo. Un placer. Añadiría que uno de los motivos del desinterés por el sexo es la poca capacidad que tenemos para erotizar la vida cotidiana. Si no pensamos en sexo, si no leemos cosas relacionadas con el, si no bailamos, si no sentimos los olores a nuestro alrededor, si no nos paramos a pensar que nos trasmite un abrazo, si no escuchamos deleitosamente una música ….entonces así es difícil conectar con nuestra sexualidad. Estamos desconectados de ella porque tenemos miles de obligaciones, corremos alla por donde vamos, miles de tareas nos asfixian y dejamos nuestra sexualidad relegada al ultimo lugar, momento del dia y cuando menos nos apetece.

  10. Eduardo, debo decirte que pensé inmediatamente en 2 temas que trata el Dr. Miguel Falero y lo explica de inmejorable manera. La generalización no se vale y los aspectos religiosos y de traumas personales hacen que la explicación del Dr. Sea magnífica.

  11. El hecho de que la tecnología haya avanzado demuestra que hay una nueva forma de vivir la sexualidad, debido a que por medio de este medio podemos encontrar consejos, posturas y todo tipo de cosas, además para parejas que se encuentren lejos sería una motivación de experimentar cosas nuevas. Sin embargo, me parece que el sexo se ha mercantilizado y e la actualidad se lo ofrece más como un producto que como una unión simbólica. Gracias..

  12. El impulso más potente que tenemos es el agresivo y el sexual porque tienen que ver con la preservación de la especie. Sin embargo, el entender la sexualidad como un instrumento de procreación lo puede llevar a la muerte, así como el aislamiento en el que apenas se está empezando (porque tiende a incrementar) a vivir en la actualidad. La sexualidad en el Ser Humano es más un encuentro de personas/de almas y es en ese desencuentro en donde se presenta el riesgo de la auto aniquilación.

    • Un encuentro del ego diría yo, más no del alma. El encuentro de almas se presenta mediante el amor; el encuentro de géneros, y no de sexos. La generación se degenera impulsada por los deseos egoístas y mundanos, ergo ordinarios del ser… y todo ésto debido a la madre enfermedad de todas la enfermedades y la mas lástimosa de todas: la ignorancia. El poder de la energia sexual en sabiduría debe proceder, más no sin conocimiento. De lo contrario, las personas solo conciben generaciones de hombres predestinados a morir por la gran rueda de renacimientos. El sexo sin conocimiento, el orgasmo, o para ser mas preciso el placer destruye, es un impulso, ergo pulsión destructiva. Por último; Una ejemplificación sobre mi concepto de “Cultura” procede con la siguiente ejemplificacíon, la cuál dice que: es todo aquello en lo cual la vida humana se ha elevado por encima de sus condiciones animales y se distingue de la vida animal, y ésto, cultura; es conocimiento, sabiduría y pulsión constructiva; sublimación y es nacimiento.

  13. Interesante enfoque. Leí atentamente todos los comentarios y me sorprendí un poco de la “visión” tan tendiente a separar el sexo de la relación comprometida.No concuerdo con que son cosas incompatibles( alguien lo mencionó por ahí). Si opino que hay tantas verdades como seres sobre la tierra. Porque lo que es muy real para alguien es inconcebible para otros.
    .El impulso sexual es parte de nuestra tendencia a la supervivencia, pero somos humanos y creo que eso hace la diferencia.
    Si me parece indispensable y sanador el contacto físico y el goce, generan (esto desde la más pura ciencia) neurohormonas necesarias para la sensación de felicidad y plenitud. Pero desde mi óptica si el sexo se tiene en un contexto amoroso y responsable es maravilloso y no un mero acto de supervivencia.
    Y nada , menos aún la tecnología puede suplantar el contacto de piel a piel.

  14. La tecnología no creo que haya modificado el sexo, sino la modernidad ha traído diferentes formas de vida, de relación, de encuentro con el otro, consigo mismo. La sexualidad es mirada con esos cambios y en donde el ser conlleva no-ser, esta modernidad arrastra una vida ligera, unos sentimientos “adaptados” a un valor, al poder de tener, al poder de los sentidos, a una vida pragmática. Y allí es donde el ser humano requiere reflexionar, en esta vorágine de movimientos, de cambios de desencuentros, no solo con el sexo, sino con el amor a sí mismo y al otro.

  15. Gracias Eduardo,por abordar el tema de la sexualidad ,exponiendo el “estado” en el que está en la actualidad. No solo es una llamada de atención, si no una reflexión de una actitud social que ya viene sosteniéndose patológicamente desde hace años . Es cierto que las tecnoclogías han ido interfiriendo,de alguna manera en esta reducción sexual , pero también y paradójicamete en un siglo de libertad sexual, que se supone que los tabúes de la represión sexual ya eran historia , se “reactualiza” de alguna manera
    la privación del contacto físico, de la sensualidad , de la líbido como nutriente de nuestra existencia individual y social …
    El sexo con amor es vida y básico en nuestra existencia y evolución ..la cuestión es si sabemos gestionar esas dos capacidades que todos tenemos : sexo y amor .
    La castración social que se vive con respecto al sexo , al amor , a la comunicación corporal y /o verbal ,evidentemente es un SINTOMA que indica nuevas opciones de vida y que habrá que ir evaluando cuanto ayudan a evolucionar o involucionar .
    De momento, y desde mi humilde opinión,esto no es mas que un síntoma negativo de involución , de fobia social , que desde nuestros ámbitos laborales, sociales, etc habría que ir ayudando a ir aperturizando hacia la vida y sus satisfacciones y no a la vida y sus muertes !.
    La experiencia amorosa, sexual y sensual no solo es una dotación natural maravillosa , si no que es también terapeútica y por supuesto, sin ella no hubiéramos nacido ,ni disfrutado de la vida !

    Despertemos y resucitemos nuestro origen !
    Un cordial saludo
    Teresa Muñoz

  16. El tema y los comentarios que se generaron alrededor me parecen muy interesantes, me atrapa el del “sexo no se explica, se practica”, totalmente de acuerdo. Por otra parte, los matices de la vivencia sexual son muchos , desde lo más arcaico y degradante hasta lo más sublime y enriquecedor, esto me lleva a que no es tanto el hecho de lo sexual y la sexualidad como la decisión personal y compartida de como quiero vivirlo. Estoy de acuerdo que si bien hay otras formas de satisfacción, nada iguala el contacto piel a piel y mirada a mirada y me es lamentable que el miedo y el deseo de poder entre otras muchas cosas reducen la posibilidad de experimentar lo sexual, el juego del contacto, el sentir la presencia de otro, el encuentro. Cubrir una necesidad sexual, vivir la maravilla del gusto, de lo erótico, y lograr un encuentro alma con alma, cuerpo con cuerpo, profundo, espiritual, con amor; son situaciones diferentes y satisfactorias, siempre y cuando, considero yo , haya conciencia de los involucrados, decisión y disposición.
    Me encantaron las imágenes. Feliz existencia a todos y Gracias Eduardo y a todos por compartir sus conocimientos, experiencias e invitarnos a expresar.

  17. “El sexo no se explica, se practica”, saben en alguna época de mi vida, expresaba “el sexo no se platica se vive”. Me agrada la exposición de Eduardo y me encantaron las imágenes tan representativos. Ante los comentarios me surge que el sexo como hecho es y con ello basta, son los diferentes matices los que van de lo más arcaico y hasta degradante, hasta lo más profundo y sublime. Hablar de cubrir una necesidad, o de pasar a vivir un gusto mutuo, lleno de erotismo, y llegar en un momento dado a un encuentro profundo donde a través de la mirada, del contacto físico, dos almas se encuentran, se entrelazan y se comunican, son diferentes experiencias en las que considero, lo importante es la conciencia mutua, la decisión y disposición para vivirlo. Me resulta muy lamentable que el miedo, el uso del poder, entre otros factores, reduzcan la posibilidad del encuentro entro dos seres, cosificándose los involucrados, no solo el que se impone. Un acto tan creativo, (y no me refiero a la procreación), llevado en la agresión destructiva, me resulta un desperdicio que además amenaza la existencia, no obstante como señalas Eduardo, la indiferencia es parte de ese malestar que aniquila. Qué curiosos entre más medios de comunicación hay, menos habilidades de comunicación tenemos, y el sexo es un lenguaje, quizá ha habido una saturación tal de este aspecto de la vida que ha perdido su sentido. Hay que trabajar para encontrarlo. En fin, gracias por lo compartido, conocimientos, vivencias, todos y una feliz existencia, consciente y plena.

  18. Saludos. Creo que la sociedad mercantilista manipula y vanaliza la sexualidad convirtiéndola en un producto de consumo más. Han convertido la sexualidad en algo deshumanizado, vacío de emoción y de sentimiento, una proyección de la angustia del ego. La prueba es la proliferación masiva de la pornografía explícita en internet o implícita en toda la publicidad. Sin embargo no se puede eliminar la necesidad de unión sexual profunda por parte de los seres humanos pues la misma energía de la vida que lucha por expresarse.Por otra parte mucha gente está siendo consciente del potencial transformador de la sexualidad vivida como algo trascendente, este aspecto se expresa en el interés cada vez mayor por las diferentes prácticas tántricas. A toda acción se le corresponde una reacción.

  19. El sexo es vida. Y sin sexo, entiéndelo en su globalidad, es imposible ser auténticamente feliz.

  20. ”En la actualidad hombres y mujeres disfrutan más estar solteros”, el fenómeno está en auge en la sociedad moderna, pero no lo asocio a la muerte el sexo lo asocio más a la falta de compromiso.

  21. Muy bueno el artículo. También podríamos hablar de la muerte del sexo dentro de una pareja. Parejas que conviven y hace años no tienen relaciones. Si descartamos infidelidad, homosexualidad reprimida y otros síndromes ¿como pensarlo ?

  22. Es interesante y curioso que cada vez aparezcan más casos de personas que no sienten atracción sexual por nadie y que el sexo no les interesa en absoluto.

  23. tampoco creo que sea la tecnología si bien es cierto que suma pero, creo que es la falta de valores morales, principios, solo quieren satisfacción algo que cubra su necesidad nada mas.

  24. Era del consumo y consumismo. Demanda inmediata. Satisfacción inmediata del placer. El sexo como juego amoroso, como expresión de emociones está muriendo. Sí vale el coito como descarga inmediata sin compromiso, siguiendo estereotipos sociales.

  25. Las relaciones humanas han evolucionado, por consecuencia las expectativas y planes de vida. Actualmente hombres y sobre todo las mujeres han cambiado las necesidades de pareja y compromiso matrimonial, por metas profesionales y laborales, lo cual implica relaciones afectivas sin el compromiso del matrimonio. Desafortunadamente la maduración biológica no empata con las necesidades de autorealización, lo cual pone en desventaja a las condiciones óptimas para procrear hijos y promover nucleos familiares; basados en el compromiso y responsabilidad compartida por los progenitores, en primer lugar, y con los hijos, posteriormente.

  26. Gran tema que hay mucho de que hablar, esconde, muestra, arrastra al ser humano desde el principio de los tiempos, un equilibrio donde se muestre tal cual, natural, sin medias tintas ni hacia arriba ni hacia abajo con claridad y conciencia.

  27. Para ser el artículo de un psicólogo, me parece demasiado simplificador. Por otro lado, es una ingenuidad creer que el sexo depende de algo meramente individual en donde los hombres y mujeres deciden ser solteros… La individualidad no está disociada de estructuras sociales que influyen en la percepción de la sexualidad. No creo que se pueda hablar de la “muerte del sexo” cuando el sexo ha multiplicado exponencialmente su presencia gracias a las nuevas tecnologías y gracias al mercado capitalista que cosifica el sexo. En todo caso, lo que sí se podría hablar es de una “muerte del amor”. En este aspecto, me parecen iluminadores autores como Erich Fromm y David Le Breton.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s