PSICOLOGIA EDUARDO ORTEGA

El Precio de la Avaricia

4 comentarios

¿Alguna vez no te ha pasado que has tenido la oportunidad de ganar alguna cosa, y la dejaste pasar?

“No hay que perder las oportunidades que se nos presenten y no hay que desperdiciar o gastar algo que no tenemos”

El siguiente relato nos ofrece una visión de este paradigma…

 El diablo dijo;

1– Hagamos un trato…

 El hombre de los ojos grandes dijo; 

2– No, no y no, no quiero.

 El hombre de la boca grande dijo;

3 (2)

– Vale, hagamos un trato!

5De esta forma en el jardín del hombre de la boca grande florecieron mil flores distintas.

 

6 

Al contrario…el hombre de los ojos grandes era tan pobre que se moría de hambre y no sabía qué hacer.

 

1En cambio, el hombre de la boca grande se pasaba los días riendo, feliz y contento y saciaba su apetito con las deliciosas frutas de su jardín.

 

6Por ese motivo, no sé entero de que el jardín empezaba a morirse. 

 

7

Cuando quiso darse cuenta, ya era tarde y el hombre de la boca grande no pudo hacer más que llorar en un jardín cuyos árboles y flores estaban marchitos. Deseó no haber pactado jamás con el Diablo. 

 

8El hombre de los ojos grandes, por su parte, se moría de hambre. Sus enormes ojos vertían lágrimas sin descanso.

 

9Ojalá hubiese aceptado aquel trato -pensaba.

Y el diablo dijo de nuevo;

– Hagamos un trato…

Pero, al final…¿Quien sufre más?

¿Quien tenía todo y lo perdió?

O tal vez…¿Quien no tenia nada?

1Psicología Eduardo Ortega 2014

Anuncios

Autor: Psicología Eduardo Ortega

"Compartir, Conocer, Aprender, Crear, Escuchar, Observar, Crecer"

4 pensamientos en “El Precio de la Avaricia

  1. Ufff da mucho q pensar Eduardo!!
    Saludos
    Eva

    • Hola Eva, este relato invita a la reflexión…y abarca varios paradigmas, si observamos bien el relato , ambos hombres tienen una “oportunidad”… el diablo les ofrece un trato… el hombre de la boca grande acepta y tiene todo lo que desea, pero sin darse cuenta y sin pensar en el futuro, lo pierde todo.

      ¿Cuantas veces no hemos tenido algún dinero, y lo hemos gastado si medir las consecuencias, o pensar en ahorrar?

      Esto es lo que le paso al de la boca grande, no midió las circunstancias de su “avaricia” y al final se quedo sin nada…. mientras el de los ojos grandes, deseo haber tenido algo, habiendo hecho el pacto.

      ¿Alguna vez no te ha pasado que has tenido la oportunidad de ganar alguna cosa, y la dejaste pasar?
      muy posiblemente este fue su caso, la “avaricia” no pudo con el.

      Pero, al final… ¿quien sufre más? ¿el que tenía todo, y lo perdió? o ¿el que no tenia nada?

      Es un sufrimiento compartido, igual… porque al final, ambos no tomaron una buena decisión, se quedaron sin nada y lamentándose.

      “No hay que perder las oportunidades que se nos presenten y no hay que desperdiciar o gastar algo que tenemos”.

      En cualquier caso, la solución no es tomar el camino fácil (hacer el pacto con el diablo) sino hacer algo por tus propias manos… el hombre de la boca grande debió guardar alimentos, y el de los ojos grandes no debió quedarse lamentándose de algo que perdió y trabajar en su jardín.

      Aunque esta es mi visión del relato, espero recibir vuestras opiniones de lo que os suscita esta historia, que seguramente no deja indiferente a nadie.

      Saludos.

  2. Al leer tu relato he recordado un dicho mexicano: “El diablo no se sabe para quien trabaja”. Saludos!

  3. Superchulo y didáctico. Me encantó. Y el blog estupendo. Si señor. Feliz fin de semana 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s