PSICOLOGIA EDUARDO ORTEGA

El Poder de Cultivar las Palabras

28 comentarios

el-poder-de-la-palabra-2

Este relato nos recuerda el extraordinario poder de las palabras y su capacidad para alterar nuestras emociones.

Había una vez un samurái que era muy diestro con la espada y a la vez muy soberbio y arrogante. De alguna manera, él sólo se creía algo y alguien cuando mataba a un adversario en un combate y, por eso, buscaba continuamente ocasiones para desafiar a cualquiera ante la más mínima afrenta.

 En una ocasión, llegó a un pueblo y vio que la gente acudía en masa a un lugar.

el poder de la palabra (10)

El samurái paró en seco a una de aquellas personas y le preguntó:

– ¿adonde vais todos con tanta prisa?

le constestó un hombre que, probablemente, empezó a temer por su vida:

– vamos a escuchar al maestro Musashi.

– ¿Quién es ese tal Musashi?

– ¿Cómo es posible que no le conozcas, el maestro Musashi es conocido en toda la región?

El samurái se sintió como un estúpido ante aquel aldeano y observó el respeto que aquel hombre sentía por ese tal maestro y que no parecía sentir por un samurái como él. Entonces decidió que aquel día su fama superaría a la de Musashi y por eso siguió a la multitud hasta que llegaron a la enorme estancia donde el maestro Musashi iba a impartir sus enseñanzas.

El maestro Musashi era un hombre mayor y de corta estatura por el cual el samurái sintió de inmediato un gran desprecio y una ira contenida.

el-poder-de-la-palabra-1Musashi empezó a hablar:

– En la vida hay muchas armas poderosas usadas por el hombre y, sin embargo, para mí, la más poderosa de todas es la PALABRA.

Cuando el samurái escuchó aquello, no pudo contenerse y entonces sacando su katana y agitándola en el aire, prosiguió:

el poder de la palabra (9)– Sólo un viejo estúpido como tú puede hacer semejante comentario, ésta sí que es un arma poderosa, y no tus estúpidas palabras.                                                                                                                                                              

         Entonces Musashi, mirándole a los ojos, le contestó:

el poder de la palabra (8)– Es normal que alguien como tú haya hecho ese comentario; es fácil ver que no eres más que un bastardo, un bruto sin ninguna formación, un ser sin ningunas luces y un absoluto hijo de perra.

Cuando el samurái escuchó aquellas palabras, su rostro enrojeció y con el cuerpo tenso y la mente fuera de sí empezó a acercarse al lugar dónde Musashi estaba:

el poder de la palabra (3)

– Anciano, despídete de tu vida porque hoy llega a su fin.

Entonces, de forma inesperada, Musashi empezó a disculparse:

el-poder-de-la-palabra-7– Perdóname, gran señor, sólo soy un hombre mayor y cansado, alguien que por su edad puede tener los más graves de los deslices. ¿Sabrás perdonar con tu corazón noble de guerrero a este tonto que en su locura ha podido ofenderle?

El samurái se paró en seco y le contestó:

el poder de la palabra (4) – Naturalmente que sí, noble maestro Musashi, acepto tus excusas.

En aquel momento Musashi le miró directamente a los ojos y le dijo:

– Amigo, dime… ¿son o no poderosas las PALABRAS?

el-poder-de-la-palabra-6Psicología Eduardo Ortega 2013

Anuncios

Autor: Psicología Eduardo Ortega

"Compartir, Conocer, Aprender, Crear, Escuchar, Observar, Crecer"

28 pensamientos en “El Poder de Cultivar las Palabras

  1. Sin duda Eduardo tu tienes ese poder, el de la comunicación. Felicidades.

    • Hola Mari Carmen, gracias por tus palabras, para mi el secreto de la comunicación reside en escuchar el corazón, la mente, el intelecto y el alma ala hora de elegir las palabras, pero lo más importante de la comunicación es aprender a escuchar lo que no se dice…
      saludos!

  2. Discúlpame, pero en las primeras lineas me sonreí mucho, puesto que se me vino a mi mente la imagen del Samurai, al quedar atónito sobre que desconocía quien era el afamado maestro.
    Viene la parte en donde recibe las palabras como gran ofensa sobre el poder de la palabra y con rudeza extienda su espada para demostrar que mortal. Inesperadamente El Maestro le dice de “todo” prácticamente la verdad sin titubeo, pero luego con la sabia manipulación lo controla y éste decide perdonar su vida.

    Tema corto, claro, y te da oportunidad de utilizar la imaginación.

    Y en parte del trabajo, uno aprende a utilizar la palabra, tanto para conmover, someter, inducir, motivar, manipular completamente a una persona, pero basado en un objetivo en donde tu representas algo y tienes que aprovechar el momento para realizar estas acciones. Tú puedes estar al frente como antes se cita en el artículo, una persona arrogante, soberbia, pero cuando la ignorancia te rodea, allí es donde quedas muy diminuto, muchos tratan de esconder esto con el enojo.

    En nuestros tiempos, se descuida mucha cultivar las palabras, si bien, se utiliza para convencer o inducir a muchos a tomar sabias decisiones, por otro lado, abundan las personas locuaces que se aprovechan de la sumisión de otros con fines perversos,El Artículo en sí, nos da una moraleja muy clara, como podemos influir en la mente y sobre todo en la decisión de una o más personas. La palabra perturba, pero a la vez seduce, tiene un efecto ambiguo sobre la percepción.

    • Hola David, para mi el relato invita ala reflexion, cuando el samurai comprendió cómo lo que para él eran simples palabras habían tenido la capacidad de alterarle más que muchos de sus anteriores contrincantes, y cómo también las palabras habían tenido la capacidad de devolverle a un estado de equilibrio y serenidad como hacía tiempo que no conocía. En aquel momento, algo en su interior empezó a transformarse.Seamos por eso muy cautos con el tipo de palabras que usamos y con el tipo de valoraciones que generemos, para evitar que no sean los eventos, sino nuestras propias valoraciones, los que nos roben nuestro poder personal y nos generen un sufrimiento innecesario.Las palabras no se las lleva el viento sino que crean realidades.Busca palabras para ayudar y no para anular, y entonces te sorprenderá lo que empieza a suceder.
      Un saludo!

  3. No puede ser de otra manera, la palabra “la conducta verbal” organiza nuestro mundo interno y externo. El lenguaje humano es un salto cualitativo en la evolución casi tan importante como ser bípedos (PERMÍTASEME ESTE ATREVIMIENTO). Nuestros comportamientos más complejos están “gobernados por reglas”, la relación terapéutica es una relación verbal ( y no verbal, del lenguaje quiero decir), las autoinstrucciones, la reestructuración cognitiva serían formas de moldeamiento verbal. La adhesión a los tratamientos farmacológicos es más alta si se da un adecuada relación(escucha activa, motivaciónetc..PALABRAS) profesional-paciente…no olvidemos el poder de la sugestión y el poder de hacer bien con una palabra o dañar con el pétalo de una flor

  4. Gracias Eduardo por compartir tanta sabiduría!!!

  5. el poder de la palabra es tan fuerte que puede destruir como construir a alguien…

  6. Las palabras sin duda tienen un potencial increíble tanto para terapeutas como para cualquier persona, mi orientación es cognitivo conductual de la vieja escuela, pero ahora me estoy formando en programación neurolinguística PNL y ves cómo el simple hecho de cómo usamos nuestro lenguaje nos va a marcar nuestra forma de pensar y de vernos. Muy interesante el cuento de Musashi, gracias Eduardo.

    • Gracias a ti por tu aportación, espero volver a recibir tu opinión y compartir experiencias en un futuro, un saludo.

  7. Los vendedores de armas tal vez hubiesen escrito el mismo relato pero -para llevar agua a su molino- tan solo cambiando el final. Qué le impedía al Samurai desoír al anciano en su súplica, sacar su espada y cortarle la cabeza? Nada absolutamente.

    Aquel Samurai se sintió seducido frente a las alabanzas y ruegos de su interlocutor. Otro tal vez no y el final de la historia podría haber sido más trágico. En cualquier caso, el poder de las palabras seguiría siendo el mismo. Los comportamientos y dichos del anciano y los del Samurai -de cualquier anciano y de cualquier Samurai- están mediados por palabras… Y detrás de cada una de esas palabras, hay otra…

    Palabras que impulsan a blandir una espada o disponer un discurso. Palabras que quisiéramos volver a pronunciar. O que no quisiéramos volver a escuchar. Palabras que conocemos pero que no podemos utilizar sin disfraces. Palabras que desconocemos pero imaginamos. Palabras que alivian. Palabras que pesan. Palabras que queremos decir y palabras que no queremos decir. Palabras anheladas. Palabras más, palabras menos.

    La palabra -como significante y como significado- es la base misma de la estructura psíquica. Tanto para el psicoanálisis como para la psicología cognitiva las palabras son determinantes en las emociones y en los comportamientos humanos.

    Las palabras tienen tiempo. Cada significante encuentra en sus múltiples significados diferentes temporalidades. Eso hace tan relativo al lenguaje como al tiempo. Algunas palabras son eternas. Otras inolvidables. Algunas imborrables. Ciertas palabras son efímeras y algunas entre ellas se esconden caprichosamente a nuestra comprensión. Pueden ser tan fértiles como destructivas. Un bálsamo o una condena. El pasado o el futuro. A veces también, el pasado y el futuro.

    La palabra trauma deriva de una palabra griega cuyo significado es herida. Se puede proferir una herida con una palabra o con una espada. Como la espada del Samurai. O la del anciano.

    Borges escribió un poema llamado Espadas que finaliza con estos 2 versos:

    Déjame espada usar contigo el arte,
    yo, que no he merecido manejarte.

    • Hola Carlos, me ha fascinado tu aportación, la utilización del lenguaje puede alterar nuestro estado de ánimo, abren «puertas emocionales» de manera rápida y automática.El tipo de «puertas» que abren depende de las experiencias que asociemos a esas palabras.Es a través de nuestras interpretaciones y de las valoraciones de aquellas cosas que nos pasan, como vamos generando nuestras certezas y convicciones que, poco a poco, van configurando nuestra identidad, nuestra personalidad.
      Un saludo!

  8. Gran historia y moral, estoy de acuerdo con ambos y añadir que pensamientos son tan potente como palabras habladas.

    • Hola Kim, las fabulas nos ayudan a observar otro punto de vista y reflexionar sobre la realidad, el pensamiento lleva de la mano alas palabras, recuerdo una metáfora que dice:”No corra tu lengua más que tu pensamiento”…
      Un saludo!

  9. La palabra como herramienta para la Vida..en mi trabajo con Patología Alimentaria y Adicciones es tan claro la falta de poder simbolizar y ese pasaje al acto tan destructivo como denunciante del vacío Existencial……Gracias Compañeros por los aportes que nos enriquecen en nuestro cotidiano.

    • Hola Leticia, gracias a ti por dedicar una parte de tu tiempo en leer los aportes y dejar tu opinión, un saludo!

  10. Muy interesante Eduardo porque caemos bajo el influjo de la palabra sin ser conscientes de ello.Ya sea cuando recreamos la felicidad o bien cuando nos adentramos en el miedo usando las palabras con las que nos llenamos de límites y soledad. También las usamos para alejarnos y acercarnos a las personas y a las cosas.
    Saludos
    Rosa M.

  11. Hola Eduardo.Ahora que hablas del silencio recuerdo aquella frase que dice que a veces el silencio dice mas que mil palabras. Es cierto que el silencio destruye, aunque no siempre, en ocasiones solo informa. En mi trabajo en las entrevistas un silencio de mi interlocutor me informa algo que èste no se atrave a decir.
    En cuanto a la palabra, estoy de acuerdo con todos los colegas que han enriquecido con sus comentarios este debate. Las palabras no se las lleva el viento. Solo si hacemos caso omiso a esas palabras es como no haràn algùn efecto en nosotros, es ponernos una coraza contra ellas, pero si las dejamos penetrar, el significado que les demos provocaràn en nosotros alguna reacciòn.
    Saludos

    • Hola Marco Antonio, el silencio se interpreta de varias formas, en ocasiones no corresponden con el estado emocional de la persona, pueden crear falsas apariencias, lo importante es atreverse a comunicarse utilizando las palabras adecuadas, aunque cueste encontrarlas, hay un proverbio que dice:
      Cuando hables, procura que tus palabras sean mejores que el silencio…
      un saludo!

  12. Hola!
    Fascinante el poder de la palabra, es la mejor herramienta para nosotros los psicoterapeutas. Es un cuento muy ilustrativo, realmente a través de la palabra podemos construir realidades y cambiar historias en bien de las personas. Me encantó!!
    Marina

    • Buenos días:

      Es cierto que la palabra es el mayor arma que tenemos los terapeutas. Yo, por desgracia, no tengo aún mucha experiencia en el ámbito clínico como tal, pero llevo cinco años trabajando en una residencia de personas mayores y cada día aprecias la importancia del lenguaje en las sutilezas y matices que para cada uno tiene la misma palabra. como en ocasiones te llegas a replantear el verdadero significado de una palabra y cuando usarla o no. Es impresionante y creo que esta historia es un gran ejemplo para todos. Gracias por publicarla. Un saludo.

    • Hola Marina
      Me alegro de recibir tu opinión, la moraleja del relato no solo sirve para informar, nos ayuda a instruirnos, entender y mejorar nuestras habilidades comunicativas, el uso ilustrativo de la historia elimina la complejidad del mensaje, lo que permite al lector sentirse identificado claramente con las enseñanzas.
      saludos!

  13. LAS PALABRAS PODEROSAS ARMAS DE CONSTRUCCIÓN MASIVA.

    “Tristes armas
    si no son las palabras.
    Tristes, tristes.”

    Miguel Hernández

  14. “Nuestro lenguaje forma nuestras vidas y hechiza nuestro pensamiento”. (Albert Einstein).
    Es increíble el efecto que producen las cosas que decimos. La mayoría de las veces no nos damos cuenta de lo que decimos y mucho menos de las consecuencias. A veces se lastima, se ofende o se enredan las cosas sólo con lo que decimos o dejamos de decir, por eso tenemos que pensar antes de hablar. Una vez alguien dijo: “Dios nos dio dos oídos y una sola boca, usémosla en esa misma proporción”, es decir escuchemos más y hablemos menos. Tratemos de construir al hablar y no destruir!!

  15. Os propongo un primer juego: Canciones que tengan la palabra palabra tanto en su titulo como en su contenido, como por ejemplo: “Ni una sola palabra” de Paulina Rubio. Os gusta?? Jugar nos ayuda a ser mejores y a compartir experiencias. Bss

  16. Si las palabras son poderosas en el exterior, aún lo son más cuando nos las decimos a nosotros mismos. Toda nuestra vida, emociones, sueños y trabajo; están comandados por lo que nos decimos a nosotros mismos. Así que seamos amables…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s